La tarde del 16 de enero del 2013 un ataque cibernético contra los portales de Internet de la secretaría de la Defensa Nacional y de la secretaría de Marina, los dejó fuera de servicio por varias horas y exhibió la “fragilidad” cibernética a la que estaban expuestos. Ambas dependencias negaron al día siguiente el hackeo adjudicado por el grupo de activistas Anonymus, quienes montaron en la página de la Sedena un video con imágenes de los disturbios del 1 de diciembre, día de la toma de posesión de Enrique Peña Nieto, donde una voz distorsionada leía el manifiesto del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional dado a conocer el 1 de enero de 1994.

Mandos militares habían advertido con antelación que todos los días las redes de la Defensa Nacional eran blanco de múltiples ataques cibernéticos, los cuales hasta entonces habían sido neutralizados. El perpetrado en enero del 2013 fue catalogado como no grave, pues según ambas dependencias, se trató solo de una “denegación del servicio”.

A partir de entonces el gobierno federal desarrolló una estrategia para respaldar de manera legal las actividades de inteligencia militar y fortalecer “la cuarta dimensión de operaciones de seguridad: ciberespacio y ciberseguridad”, según se desprende del apartado “Garantizar la Seguridad Nacional”, en los anexos del segundo informe de gobierno de Enrique Peña Nieto.

Con esta finalidad entre septiembre del 2013 y julio del 2014, la Sedena realizó, entre otras actividades, la actualización de personal perteneciente al Grupo de Coordinación y Ciberdefensa, con un representante que participó en la segunda junta de trabajo de oficiales de alto rango en el C/4 de seguridad cibernética en Colorado, Springs, Estados Unidos. Otros miembros de este grupo estuvieron en las jornadas de ciberdefensa, realizadas entre los meses de marzo y abril del 2014, en Madrid, España, por el Mando Conjunto de Ciberdefensa español.

Las actividades de capacitación de oficiales del ejército se ampliaron por primera vez a Europa. En Hamburgo, Alemania, en noviembre de 2013 militares mexicanos participaron en el primer encuentro internacional sobre el Ciberespacio. Meses antes en septiembre, personal especializado intervino en el seminario de seguridad cibernética organizado por el Comando Norte del ejército de los Estados Unidos. En los primeros dos años la dependencia que encabeza el general Salvador Cienfuegos Zepeda, comenzó a  priorizar el rubro de la ciberdefensa, como un espectro donde los riesgos son altos para la seguridad de la información y la inteligencia que genera el Estado mexicano.

Por su parte la secretaría de Marina organizó un taller para oficiales especializados sobre Ciberseguridad, en coordinación con el Comando Norte de EU. Un dato que se consigna en los anexos es que se “reestructuró y modernizó el Centro de Monitoreo y Respuesta a Incidentes de Seguridad en el Ciberespacio, controlada por la subsección de protección de infraestructuras de información perteneciente a la sección segunda del estado mayor general de la Armada”.

La marina y la Sedena celebraron un protocolo de colaboración de intercambio de información relacionado con la Ciberdefensa, Ciberseguridad y Seguridad de la Información en el Ciberespacio, e inició la coordinación con el área de Ciberdefensa de las Fuerzas Armadas de Francia y España, con quienes se establecieron protocolos de colaboración e intercambio de datos.

Marina y Defensa más unidos

Las fotos donde aparecen juntos en giras, actos protocolarios, uno a cada lado del presidente Peña Nieto, no solo podrían parecer actos simbólicos entre el general Cienfuegos y el almirante Vidal Soberón, titular de Marina. En la práctica el ejército y la armada han fusionado en este gobierno sus tareas de intercambio y entrenamiento en labores de inteligencia, como parte del “acuerdo de coordinación en materia de información de inteligencia”.

En julio de 2014 por primera vez dos elementos del ejército se graduaron de la Escuela de Inteligencia Naval que depende del Centro de Estudios Superiores Navales (CESNAV). En la misma fecha tres becarios de la Marina concluyeron el Curso Superior de Análisis de Información que se imparte en la Escuela Militar de Inteligencia. También seis becarios de la Semar realizaron cursos de inteligencia (16 de diciembre de 2013 al 29 de agosto de 2014) y Especialización de Análisis de Terrorismo (9 de junio al 22 de agosto de 2014) en la Escuela Militar de Inteligencia. Cada seis meses se llevan a cabo reuniones entre los Estados Mayores de la Defensa y de la Marina para “intercambiar conocimientos, procedimientos y experiencias operativas en materia de inteligencia”.

Destaca que entre septiembre del 2013 y julio pasado, la Escuela de Inteligencia para la Seguridad Nacional (ESISEN) efectuó jornadas académicas con el objetivo de promover una doctrina de inteligencia, los beneficiarios fueron servidores públicos de la Presidencia de la República, PGR, Defensa, Marina, el secretariado técnico de la Comisión Nacional de Seguridad, el Estado Mayor Presidencial, Relaciones Exteriores, la Administración General de Aeropuertos, la Comisión Nacional de Seguridad Pública y la Policía Federal, entre otros.

De manera pública la Marina y la Defensa tomaron el control de la estrategia Tamaulipas, donde desplegaron en conjunto tropas para contener la violencia generada en varios puntos de la entidad por las disputas entre distintas facciones del crimen organizado. El ejército a partir del 16 de mayo del 2014 se hizo cargo de los mandos especiales “Victoria” y “Mante”, mientras que la marina tomó el control de dos zona de acción “Fronteriza” y “Costa”. El evento más “relevante” que se consigna en este rubro, según el documento, fue el aseguramiento el 7 de julio del 2014 de 42 armas largas, 17 armas cortas, más de 65 mil cartuchos de diferentes calibres, mil 84 cargadores, un cohete calibre 63 y granadas de fragmentación. Tan solo entre septiembre del 2013 y agosto del 2014 la marina realizó en todo el país 17 mil 350 operaciones en las que participaron en promedio mensual cinco mil 700 elementos.

En comparación a los últimos 20 meses del gobierno de Felipe Calderón, a partir del 1 de diciembre del 2012 y hasta el 31 de julio del 2014, los homicidios dolosos disminuyeron 35.8 por ciento en Tamaulipas, según los documentos, pese a que las imágenes y reportes de violencia sin control podrían evidenciar lo contrario.

Sobre Michoacán, la Armada de México instaló en la comandancia de la zona naval 10 del Puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán, un Centro de Mando y Coordinación, donde se integraron “Grupos de Control de Operaciones Portuarias y de Seguridad, con lo que se ha logrado garantizar la seguridad del recinto portuario, mantener la operación eficiente del puerto, cortar el flujo de recursos ilícitos y mejorar las condiciones de las dependencias que participan en la operación del puerto”, señala el documento.

La secretaría de la Defensa desarrolló el proyecto “Sistema de Administración de Información Geoespacial”, con el cual se localizaron tres mil 137 puntos geográficos en el país con posibles plantíos ilícitos y pistas de aterrizaje clandestinas en Sonora, Chihuahua, Sinaloa, Durango, Nayarit, Jalisco, Michoacán y Guerrero. A partir de los datos obtenidos, la información se envió a los mandos territoriales para su verificación, de los cuales en dos mil 517 casos resultaron ser plantíos de marihuana, 520 de amapola y 100 pistas clandestinas. El informe no especifica cuántas hectáreas estaban sembradas ni en qué entidades se localizaron las pistas.

En marcha el Sistema Nacional de Inteligencia

En abril del 2014 se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Programa para la Seguridad Nacional 2014-2018, donde se anunció la creación del Sistema Nacional de Inteligencia que dependerá de la Secretaría de Gobernación. El documento consideraba a la impunidad y la corrupción como dos de los “factores de riesgo” que generan violencia y delincuencia “especialmente a nivel local”.

Entre los riesgos y amenazas a la seguridad nacional que el gobierno de Peña Nieto enlistó se encontraban los desastres naturales, las pandemias, la delincuencia organizada trasnacional, la gestión del ciberespacio, los flujos migratorios y los problemas vinculados con las fronteras, el terrorismo y las armas de destrucción masiva. El punto más relevante del programa es que hay un desmarque con la política que siguió la administración panista de Felipe Calderón y va más allá de una visión policiaco-militar de las amenazas a la seguridad nacional del país.

En este sentido el Programa de Seguridad Nacional plantea un enfoque multidimensional de la seguridad nacional para la atención integral de los factores internos y externos (económicos, ambientales, tecnológicos, geopolíticos, entre otros) que atenten contra los objetivos e intereses nacionales, en especial al desafío que representa fortalecer la gobernabilidad democrática, “contribuyendo al mantenimiento de la seguridad interior y combatir la violencia que aqueja al país”.

Los anexos del informe destacan que para “fortalecer la inteligencia civil” como órgano de fusión de inteligencias especializadas del Estado mexicano, entre septiembre del 2013 a agosto del 2014, la Marina, la Defensa, el Cisen, la Policía Federal, entre otros organismos, “generaron inteligencia táctica que permitió la identificación de estructuras delictivas, distribución geográfica y zonas de operación de la delincuencia organizada, mediante alertas tempranas a la autoridad, logrando con ello su neutralización”.

También se inició el diseño, valoración y determinación de los equipos especializados para construcción de centros regionales de “Fusión de Inteligencia y del Centro Nacional de Fusión, el Centro Regional de Fusión Sureste (Veracruz), el primero de dos coordinados por la Marina, el cual ya genera inteligencia”. La armada se encuentra en proceso de identificación, selección y próxima asignación de personal que integrará al resto de las sedes las cuales estarán en Mazatlán, Sinaloa (Noroeste); Escobedo, Nuevo León (Noreste); e Iguala, Guerrero (Centro).

En este sentido la Defensa Nacional realizó una revisión a la división territorial militar, modificando sectores militares que integran cuatro zonas militares, una de ellas Chihuahua, “atendiendo a las exigencias de seguridad y prioridad de orden interno”.

Posted by Juan Velediaz

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *